direccion-fria

Dirección fría: Máxima seguridad de tus bitcoines

La clave privada y la dirección en las que se almacenarán los bitcoines, serán seguras porque la dirección fría, no está alojada en ningún dispositivo.

Una dirección fría es la forma más segura de almacenar bitcoines, sobre todo para el largo plazo, funciona para quienes ahorran o mantienen tokens. Las direcciones de bitcoin se alojan en las carteras, que son los clientes que desde un dispositivo se conectan a la red. El acceso a los “tokens” es mediante las claves privadas y saber cuáles son los tipos de carteras es esencial.

Las carteras web no le permiten al usuario tener control directo sobre las claves privadas y tampoco sobre las monedas. Las carteras SPV permitirán un mayor control, pero la clave privada está en el dispositivo, sea un celular, una tabla digital, una computadora o portátil.

Todas las opciones anteriores, mantienen los bitcoines y las claves privadas en línea, y aunque la seguridad de bitcoin está comprobada, los ataques nunca faltarán. La dirección fría, que a veces es confundida con una “cartera fría”, mantiene la clave privada y a los bitcoines a salvo.

Dirección fría y la seguridad

La clave privada, la pública y los bitcoines siempre están en la cadena de bloques o “blockchain”. Cuando una cartera digital se instala en un dispositivo se convierte en el mecanismo de acceso a la cadena de bloques, usando las claves privadas. Un usuario en su celular inteligente o en su computador aloja el programa y configura su contraseña, además de crear las claves privadas.

Una dirección fría no requiere estrictamente de clientes para ser creada y comenzar a usarse para almacenar bitcoines. Entiéndase como cliente, al programa que se instala en el dispositivo y funciona como cartera digital.

La clave privada y la dirección en las que se almacenarán los bitcoines, serán seguras porque la dirección fría, no está alojada en ningún dispositivo. La dirección fría y los bitcoines en esta, estarán en la “blockchain”, sin que estén conectados a la red, por lo tanto son inaccesibles.

Ahorrar y mantener

Cuando se crea una dirección fría, el usuario debe saber que en la misma podrá recibir criptomonedas todas las veces que quiera. Una vez que el usuario estima que necesita sus fichas, puede disponer de las mismas al importar la clave privada a sus dispositivos.

Una persona que quiera recibir regalías, recompensas, ahorrar dinero y no disponer de tales fondos en un determinado tiempo, puede crear una dirección fría.

Código QR

Al crearse una dirección fría obtendrá dos datos esenciales, la dirección de bitcoin en la que se almacenarán las fichas y la clave privada. Ambos datos generan códigos QR, que deben resguardarse de forma segura, se recomienda imprimirlos en papel, de allí surge aquello de “bitcoin de papel”.

El usuario tendrá su clave privada impresa y guardada en un sitio seguro, si llegara a perder el papel, no podrá acceder a sus bitcoines.

El sitio web bitaddress.org es un generador de direcciones bitcoin para almacenar en frío.

Tipos de carteras o direcciones frías

Existen dispositivos, que funcionan esencialmente como carteras frías. El desarrollo de estos artefactos les permite alojar no sólo bitcoines, sino otras criptomonedas. La gama ya es amplia, estos dispositivos se conectan al computador personal vía USB y las claves privadas están alojadas en este.

Este tipo de carteras frías, mantienen desconectada de Internet las claves privadas, por lo tanto el acceso a los bitcoines por piratas informáticos, es imposible. Son muy útiles y versátiles, si el usuario perdiera su cartera de hardware, con las palabras claves que tiene protegidas, rehabilita sus bitcoines en otro.

El dispositivo Ledger Nano X, es un ejemplo de este tipo de aparatos.

Las direcciones frías de papel, como se mencionó, simplemente se crean y se imprimen.

La aplicación Electrum, funciona como cartera fría, al convertir a la computadora de escritorio o portátil en el dispositivo, para poder acceder a la “blockchain”.

Ejemplo práctico

Un usuario que abre una dirección fría de bitcoin, puede darle muchos usos. Al almacenar bitcoines e imprimir los códigos QR que identifican a la dirección, podrá hacer regalos a terceros. El usuario también podrá pagar con bitcoines en cualquier comercio en que los acepten de esa forma, sin tener que hacer una transferencia.

El usuario envía una cantidad determinada de bitcoines a la dirección fría. Imprime los datos y el código QR, y puede entregar el papel con estos, a otra persona. Esta segunda persona, sólo tendría que importar la clave privada que recibe y disponer de inmediato de los bitcoines. Todos los bitcoines que se envían a una dirección fría se pueden verificar en un explorador de bloques previamente.

Importando

Si un comerciante recibiera pagos con bitcoines alojados en una dirección fría, sólo debe verificar que los mismos existen, en un explorador de bloques. Luego, de inmediato, importa los datos a sus propias carteras, para apropiarse de las monedas.

Una persona puede crear tantas direcciones frías según sean de su necesidad o utilidad.

Comparte esta info

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

NO DEJES DE LEER

Así se forma una tendencia bajista

Cuando los precios de los valores llegan a niveles de sobre compra, los especuladores comienzan a colocar órdenes de venta y dan los primeros pasos para desarrollar una tendencia bajista

Close Menu